La Batalla de Núremberg

0 Escrito por - Mayo 22, 2014 - Misterio

En la noche del 3 al 4 de abril, los ciudadanos observaron como unos objetos brillantes de colores y formas diferentes sobrevolaban la zona realizando movimientos erráticos –igual que lo haría un grupo de baile desorganizado- pero aquel ballet celeste se convirtió en un campo de batalla. Según los testigos, dichos objetos comenzaron a moverse de forma rápida y a lanzarse bolas de luz, como los proyectiles que lanza un navío de guerra durante una contienda naval.

Existe un grabado en madera antigua, firmado por el artista de la época Hans Glaser, donde plasmó la increíble escena que estaba observando. En dicho grabado se puede apreciar como dos personas están presenciando el acontecimiento, con una multitud de objetos sobrevolando la población de Nüremberg, y dos de ellos han sido derribados; siendo descritos como dos esferas humeantes en las afueras del núcleo urbano. Uno de los textos de la época afirma que los objetos que sobrevivieron a la batalla, mientras salía el Sol, se iban identificando sus formas y contornos, donde algunos tenían una forma de cruz volando cerca del disco solar que ya estaba elevado sobre el horizonte, es decir, que de día todavía eran visibles. Muchos de los clérigos de la Iglesia Católica atribuyeron este acontecimiento a una batalla entre las fuerzas del bien y del mal, aconsejando a todos los ciudadanos que no mirasen al cielo y se recogieran en sus hogares para rezar por la salvación de sus almas.

Cinco años después, se publicó un manifiesto similar en Basilea (Suiza), al amanecer del 7 de agosto de 1566 fueron vistos algunos objetos volando sobre la ciudad, de nuevo involucrados en una batalla aérea similar a la avistada sobre Nüremberg. Se ha de señalar que dichos grabados fueron creados por artistas de hace más de quinientos años, para representar una escena a la que no sabían dar una explicación “lógica” y únicamente se limitaban a definir con la mayor precisión todo lo que veían y oían. Algunos de ellos expusieron en algunos textos que dichos acontecimientos estaban acompañados de sonidos atronadores y repetitivos, más o menos lo que se escucharía en un combate aéreo en nuestros días de ejércitos enfrentados. Algunas de las formas oscuras avistadas y expuestas por los testigos de la época, son parecidas a las explosiones de los antiaéreos que fotografiaron los reporteros que cubrieron las noticias del frente, en la Segunda Guerra Mundial. Incluso si nos fijamos en los grabados, los objetos cruciformes se podrían equiparar a los cazas usados en dicha guerra mientras ascendían y descendían atacando y esquivando el fuego enemigo.

Muchos investigadores del mundo paranormal, exponen la hipótesis que por algún motivo, durante los combates aéreos de la Segunda Guerra Mundial, a través de una canalización del espacio/tiempo podrían haber mostrado a las gentes de la Alemania del siglo XVI, una proyección de las escenas que se estaban viviendo sobre la ciudad de Nüremberga principios del siglo XX. Cabe recordar que durante dicha contienda se usaron muchos artilugios basados en los principios de la energía inalámbrica, descubierta por Nikola Tesla y que usaba para irradiar energía a la atmósfera terrestre, haciéndola rebotar en las capas de la ionosfera y devolviéndolas a la superficie de cualquier parte del globo. Cabe decir que una emisión del mismo tipo, se usó en el experimento de la marina de EEUU el 28 de octubre de 1943, denominado Experimento Filadelphia (también llamado Proyecto Arcoiris) que se usó para probar que utilizando una emisión electromagnética podrían hacer visibles sus barcos, tanto en la pantalla del radar como a simple vista. El 22 de julio de 1944, dicho experimento hizo que el USS Eldridge se volviera casi invisible. Algunos  testigos presenciales que viajaban a bordo del navío, afirmaron que una niebla verdosa envolvió el barco y algunos miembros de la tripulación sintieron náuseas al finalizar el experimento.

Fuente