Las esferas de piedra de Costa Rica

0 Escrito por - Mayo 16, 2014 - Misterio, Teorias

En los años 30, la querida en toda Latinoamérica United Fruit Company, que hoy responde al nombre de Chiquita Brands, se encontraba en su altruista labor de destruir la selva nativa para incrementar sus cultivos de banano en Costa Rica. En medio de una tala masiva de selva tropical, los abnegados trabajadores de la United se encontraron con una vista inusual. En medio de la selva, yacían cientos de piedras de forma esférica tan perfectas que es imposible que se hayan formado naturalmente.

La leyenda cuenta que aquellos abnegados filántropos de la United decidieron que estas piedras eran más un estorbo que una maravilla de la arqueología y procedieron a echarle buldócer. Otros amantes de la historia se les ocurrió que dentro de las esferas podría esconderse oro y procedieron a dinamitar varias de ellas. La masacre de esferas duro varias semanas hasta que Doris Stone, quien era hija de uno de los ejecutivos de la United, logró que el gobierno costarricense le metiera mano al asunto y rescatara las pocas esferas que aun quedaban en pie.

stone-balls-of-costa-rica

Las bolas de piedra son esferas que varían en diámetro desde unos pocos centímetros hasta más de dos metros con la más pesada de ellas marcando alrededor de 16 Toneladas en la báscula. Lo que hace especiales a estas esferas es su casi perfección, muchas de ellas son esferas pulidas perfectamente con el diámetro siendo el mismo no importa donde se mida. Lograr tal grado de perfección requería no solamente de instrumentos de medición precisos, sino de técnicas avanzadas de escultura completamente inexistentes en las tribus conocidas de Costa Rica.

balls.costarica

Las bolas están situadas en el delta del Diquis y en la llamada Isla del Caño. Intentos por determinar su fecha de construcción han sido infructuosos pero la teoría más aceptada los sitúa alrededor del 400-500 DC. El conquistador Gil González Dávila llega al delta en 1516 pero en sus crónicas no hay referencia alguna a las piedras, lo mismo ocurrió con el conquistador Juan Vázquez de Coronado quien llegó al lugar en 1568. Pero el conquistador Francisco Pizarro señala en una de sus crónicas de 1547 “Escuché que los altos señores de este imperio se reúnen cada cuatro años en el país de las bolas donde al parecer reciben consejos de grandes sabios”. Algunas de las piedras más representativas pueden verse en el Museo Nacional de Costa Rica y en el 2010 fueron declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Para sumarle al misterio, ninguna de las tribus de la región se adjudica la creación de dichas esferas, ni siquiera habla de sus antepasados edificándolas. Leyendas locales hablan de una tribu perdida que poseía el conocimiento de fabricar un químico especial que ablandaba momentáneamente las piedras y permitía moldearlas como plastilina pero esta leyenda es moderna y atribuida a los campesinos de la región no a los nativos.

Algunos han sugerido que las esferas estaban distribuidas de tal manera que constituían un mapa celeste pero esto implicaría que la tribu que los fabricó veía al sol, luna y estrellas como esferas en vez de discos un concepto revolucionario para la época. En todo caso gracias a nuestros amigos de la United Fruit nunca sabremos cómo estaban organizadas las piedras originalmente.

Algunas teorías teratológicas afirman que las piedras fueron creaciones o remanentes de la antigua Atlántida que llegaron por el mar hasta Costa Rica durante el cataclismo que acabo con el mítico continente. Otros afirman que las piedras servían como antenas directoras de las corrientes telúricas y pertenecían a una antigua civilización que las sabía controlar.

 

Fuente