Las 10 maldiciones más destacadas del Fútbol

0 Escrito por - Junio 12, 2014 - Conspiraciones, Fantasmas, Misterio, Teorias, Videos

LA MALDICIÓN DE BÉLA GUTTMAN

Para Benfica, la agónica derrota ante Chelsea por la final de la Europa League no sólo fue dolorosa por caer en la agonía y perder una copa internacional. Esto, porque el elenco luso carga con la llamada maldición de Béla Guttmann.

Béla Guttmann fue un entrenador húngaro que las temporadas 1961 y 1962 logró que Benfica se coronara como campeón de la Copa de Europa (antecesora de la Champions League).

Sin embargo, en 1962 el adiestrador dejó el equipo. Y lo hizo con una declaración que pasó a la historia: “Nunca, ni en cien años, el Benfica volverá a ganar un título en Europa”.

El primero en padecer esta maldición fue el entrenador chileno Fernando Riera. En 1963, bajo la conducción del “Tata” el equipo llegó nuevamente a la final de la Copa de Europa. Pero el destino quso que fuera el Milan quien se quedara con la corona europea.

Posteriormente, perdió las finales de dicha copa frente al Inter (1965), Manchester United (1968), PSV Eindhoven (1988), Milan (1990), y las final de la Copa Uefa 1983 ante Anderlecht de Bélgica.

Ahora, la maldición suma una nueva triste historia, con un final que será amargamente llorado en territorio luso.

LA CAMISETA VERDE DE NELSON TAPIA

tapia

La Selección Chilena no escapó a las maldiciones. Nelson Tapia odiaba el color verde. Sin embargo, ese fue el color con el que se presentó al partido ante Austria, por el Mundial de Francia 1998.

Parecía que la maldición acababa para el nacido en Molina. Pero no contaba con que en el último minuto Ivica Vastic marcara el empate 1-1 para los europeos, privando a Chile de celebrar un triunfo en un campeonato del mundo después del 1-0 a Yugoslavia en el Mundial que se jugó en nuestro país en 1962.

EL DELANTERO “ASESINO”: UN GOL, UN MUERTO

Aaron Ramsey pertenece al Arsenal, y carga con la muerte de varios famosos tras haber marcado un gol. Cuando marcó su primer tanto como profesional, se produjo la muerte de Osama Bin Laden. Luego, tras su segunda celebración, a los tres días se anunció la muerte de Steve Jobbs. Después, por la Champions League, le marcó a Olympique de Marsella, y al día siguiente murió Muamar Khadafi, el dictador libio.

¿Más? Ramsey anotó por la Premier League ante Sunderland, y a las horas después perdió la vida Whitney Houston…

TOCAR LA “OREJONA” TRAE MALA SUERTE

Tres casos se cuentan en la última década. El primero fue en la final en que Mónaco perdió ante el Porto de José Mourinho. Al ingresar a la cancha, el astro de los franceses, Ludovic Giuly, tocó la “orejona”. Su equipo cayó inapelablemente por 3-0.

Luego, Genaro Gatusso también tocó el trofeo previo a la final entre Milan y Liverpool en Estambul. Los rojinegros llegaron al descanso ganando 3-0, pero los ingleses igualaron el marcador hasta ir a penales. Y en la tanda final, los ingleses fueron más efectivos.

Y recientemente, el defensa ucraniano de Bayern Munich, Anatoliy Timoshchuk, tocó la copa mientras los elencos salían a la cancha, en la final de la edición pasada ante Chelsea. Si quiso desafiar la historia, no lo logró pues los londinenses ganaron la Champions League.

Tal vez por eso, previo a la final de la Copa Sudamericana de 2011, el capitán de Universidad de Chile, José Rojas, rechazó siquiera rozar el trofeo.

LOS GATOS MUERTOS DE RACING

La leyenda dice que un grupo de hinchas de Independiente de Avellaneda enterró siete gatos muertos en el arco que da hacia la tribuna popular del estadio de Racing, elenco que venía de ser campeón en 1966 del torneo argentino, y campeón de la Copa Libertadores y Copa Intercontinental de 1967.

Después del entierro de dichos gatos, Racing nunca volvió a tener logros destacados. Por ello, los hinchas albicelesttes atribuyeron a este acto de sus enemigos como responsable de las desgracias.

Con el tiempo desenterraron seis gatos, pero no pasaba nada. Incluso el equipo se fue al descenso en la década de 1980. Hasta que por fin en 1998 se removió el terreno completo para sacar los restos del último felino. Luego de ello, hubo una misa y una serie de ritos que, según la leyenda, funcionaron para que la “Academia” volviera a ser campeón argentino en 2001 con Reinaldo Merlo.

LA FALLIDA BRUJERÍA DE HAITI

La selección de Haití jugó su único mundial en Alemania 1974. La leyenda cuenta que en la delegación haitiana había un brujo para “ayudarlos” con los complicados partidos.

Previo al partido ante Polonia, el brujo “trabajó” en una de las porterías. Sin embargo, no hubo “ayuda” pues los europeos golearon 7-0. La explicación al respecto fue simple: se equivocó de arco.

TODO POR CULPA DE “GARABATO”

En 1948, los socios de América de Cali deciden que el club participe en el futbol profesional. Pero odontólogo Benjamín Urrea, Garabato para los amigos, hincha furibundo de los “diablos rojos”, se opuso a la decisión y manifestó que “nunca serán campeones” y abandonó violentamente la asamblea, en medio de las risas de los otros simpatizantes.

Pero pasaban los años y América no podia conseguir títulos. Recién 31 años después lo pudo lograr, en 1979. Y si bien en la década de 1980 fue la más dorada para los escarlatas, los nexos con el narcotráfico opacaron las actuaciones deportivas que supieron, entre otras cosas, de finales perdidas de Copa Libertadores.

Eso sí, la maldición de “garabato” resurgió con el descenso a la Segunda División Colombiana ya hace un par de temporadas.

EL ESTADIO NACIONAL YA NO ES “YETA”

Recién con el título de la Copa Sudamericana conseguido por Universidad de Chile se rompió el maleficio del recinto de Ñuñoa. Sin embargo, antes de ello, el coloso cargaba con una fama de “yeta” para los equipos nacionales que peleaban copas internacionales.

En su minuto, hasta el diputado Fidel Espinoza mencionó que el Nacional “acarrea fama de mala suerte”, por haber sido utilizado por la dictadura de Pinochet como centro de detención.

De hecho, el fútbol chileno se retiró varias veces triste de ese recinto. En 1955, la Selección Chilena llegaba igualada en puntaje con Argentina por la Copa América. En Santiago, la “Roja” perdió este duelo por 1-0, y vio a los argentinos celebrar en la capital chilena.

Luego, en 1973, Colo Colo no pudo sentenciar la final de Copa Libertadores ante Independiente de Avellaneda, y apenas igualaron sin goles en el duelo de vuelta.

En 1976, Chile perdió la final de la Copa Davis ante Italia, en el Court Central. Seis años más tarde, en 1982, Cobreloa perdió en el último minuto la final de Copa Libertadores ante Peñarol, con gol de Fernando Morena.

Más tarde, en 1993, Universidad Católica no pudo dar vuelta la serie ante Sao Paulo y vio como los brasileños festejaron la Copa Libertadores. Y en 2006, Colo Colo perdió la final de la Copa Sudamericana ante Pachuca, después de igualar en México e ir ganando 1-0 en el entretiempo.

Universidad de Chile puso fin a la maldición.

MAGIA NEGRA AFRICANA

Thomas N’Kono no sólo es un recordado ex arquero de Camerún, sino también es un eximio practicante de la magia negra. Siendo ya preparador de porteros de la selección de su país, fue arrestado minutos antes del partido por las semifinales de la Copa Africana de Naciones 2002 ante Malí por practicar magia negra dentro del campo de juego, sólo para perjudicar a sus rivales.

Dos años antes, en los cuartos de final de la Copa Africana, Senegal derrotaba 1-0 a Nigeria. En pleno segundo tiempo, un miembro de la federación nigeriana se acercó al arco senegalés y arrancó un objeto de brujería adosado al pórtico. El desenlace fue una feroz pelea entre los jugadores y la suspensión temporal del partido. Y en la reanudación, las “águilas” dieron vuelta el partido para ganar 2-1.

LA MALDICIÓN DEL BALÓN DE ORO

Ningún futbolista premiado con el Balón de Oro un año antes de un Mundial ha logrado coronarse como campeón del mundo en dicha competencia. La lista es extensa:

1957- Alfredo Di Stéfano (ya nacionalizado español); no participó en Suecia 1958.
1961- Omar Sívori (Italia); su selección quedó eliminada en la “Batalla de Santiago”.
1965- Eusébio (Portugal); el equipo luso quedó tercero en Inglaterra 1966.
1969- Gianni Rivera (Italia); su selección cayó derrotada en la final contra el Brasil de Pelé.
1973- Johan Cruyff (Holanda); la “naranja mecánica” cayó en la final frente a Alemania.
1977- Allan Simonsen (Dinamarca); su selección no clasificó a Argentina 1978.
1981- Karl-Heinz Rummenigge (Alemania); su equipo perdió la final contra Italia.
1985- Michel Platini (Francia); en México 1986, Francia se quedó con el tercer lugar.
1989- Marco Van Basten (Holanda); su selección cayó derrotada en octavos de final.
1993- Roberto Baggio (Italia); un penal fallado por él le dio el título mundial a Brasil en Estados Unidos.
1997- Ronaldo (Brasil); perdió la final contra Francia.
2001- Michael Owen (Inglaterra); fue eliminado en cuartos de final por Brasil.
2005- Ronaldinho (Brasil); cayó ante Francia en cuartos de final.
2009- Lionel Messi (Argentina); la albiceleste cayo ante Alemania en cuartos de finales.

Fuente